Artículos

El estrés y su relación con el mundo del trabajo

La espiral negativa de pensamientos y el estrés laboral.

Elaborado junto con el Dr. Martín Dario Petasne


En mayo de 2015 se emitió un programa de Argentina para Armar, conducido por María Laura Santillán, donde estuvieron invitados el biólogo molecular Estanislao Bachrach y el psicoanalista Gabriel Rolón. Si bien ambos utilizan términos diferentes a la hora de abordar, cada uno desde su disciplina, determinados tópicos expuesto en la mesa de trabajo del programa, era una cuestión semántica en la mayoría de los casos. Uno de ellos fue, para mi agrado, la forma de referirse del dr Bachrach: cerebros! 

Entre otras cosas, todas muy interesantes, surgió, al final, algo que el dr Bachrach nombró como espiral negativa de pensamientos. Una suerte de densísima tela de arañas. Al decir del Dr. Alex Korb en Neurociencias para vencer la depresión, la espiral descendente se genera porque las circunstancias que te rodean y las decisiones que tomamos alteran nuestra actividad cerebral. Y si esto persiste, se agrava y se instala como un círculo vicioso. El problema de la espiral descendente no es solo que te hunde sino que te mantiene hundido.

El Dr Bachrach lo ilustra con el siguiente ejemplo: salís una mañana hacia tu trabajo y alguien te roza el auto, nada grave, pero genera malestar. En el trayecto los pensamientos hacen que te enojes y cuando llegas, te tomas un mal café y para entonces el malestar se convierte en ira pura y dura. Y eso es lo que le pasó a Inés.

Hace unos días, Inés finalmente apareció en la pantalla, a la hora acordada, a la hora de siempre como cada martes, y le pregunté cómo estaba, como cada vez que iniciamos la sesión (al menos desde que se instaló la cuarentena que nos obligó a replegarnos a esta manera de hacer terapia) me respondió: “Estoy muy muy mal” Y estalló en llanto. No cualquiera, de esos con ruido, con congoja. “Qué pasó?” le dije. “una paloma se estrelló contra mi ventana, y ahora está ahí, tirada en mi balcón. Está muerta!”

Antes de continuar, vale la aclaración que mi paciente no es una activista por los derechos de los animales, no milita por la libertad de las aves, ni siquiera es vegetariana. Simplemente este evento disruptivo fue demasiado.

Si el episodio de la paloma hubiera ocurrido antes de este contexto de cuarentena, le hubiera molestado, claro, como a cualquiera, pero no le hubiera generado semejante respuesta. Es algo así como el síndrome de la mecha corta: la tolerancia está en estrecha relación con el estrés y la espiral negativa, somos proclives a perder los estribos en circunstancias acuciantes. 

Todos ‘sabemos’ qué es el estrés. O al menos creemos saberlo, está instalado en nuestro acervo léxico. 

Estrés, según su definición, es un conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos: frio, temperaturas extremas, exposiciones… a su vez, podría definirse también como un estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal, que puede provocar trastornos tanto físicos como mentales.

Dicho esto, podemos entender que Inés está estresada, y que como tal, el evento de la pobre paloma cuya falla en su radar terminó en esa fatalidad resultó demasiado para su estado, vulnerado por el contexto.

Existen tres tipos de estrés.  El estrés agudo, ese que aparece cuando estamos frente a una situación traumática (una mala notica, un choque, etc). Los síntomas más comunes, y que todos reconocemos, pueden ser: dolores de cabeza, tensión muscular, dificultad para concentrarse, ansiedad…. Puede ser positivo, un empujón a la acción, pero no si es constante.

El estrés agudo episódico se da en aquellas personas que padecen estrés agudo con frecuencia. Suelen ser desordenados, siempre están apurados y llegan tarde. Da la sensación de que siempre están al borde de explotar.

Por último, el estrés crónico, cuando la persona no ve una salida. Es el estrés de las exigencias y presiones constantes. Generalmente se establece una visión del mundo (un sistema de creencias) que funciona como bucle, más estrés: el mundo es un lugar amenazante y hostil. Y lo peor, las personas de acostumbran a él, y como tal lo ignoran.

Esto no le pasa a Inés solamente, el cerebro humano funciona más o menos igual en todos. Es decir, somos así, tendemos a actuar de determinada manera porque somos humanos (demasiado humanos, diría Nietzche). El cerebro es básicamente un órgano vago, no quiere cambiar, quiere evitar el malestar a toda costa, funciona por hábitos. Y los hábitos son mecanismos de acción que se instalaron porque alguna vez fueron eficaces pero que quizás ya no lo son. Por ejemplo, si de niña conseguía todo lo que quería bajo amenaza de hacer un berrinche, difícilmente me resulte eficaz cuando mi jefe no me quiera aumentar el sueldo o me vaya mal en un examen, se volvería una respuesta altamente ineficaz. 

Por otro lado está la mente. La mente no es el cerebro, la mente soy yo, es lo aprendido, “Somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos” dijo Borges cuando nos regaló ese exquisito Cambridge. La mente es quien responde cuanto te preguntan quién sos, qué queres ser cuando seas grande… 

El dolor es inevitable, el dolor es una emoción que nos enseña a sobrevivir, a aprender, a estar en el mundo, y es inherente a la condición humana, es la respuesta a circunstancias que no esperamos, que no queremos pero que no podemos evitar. Es el estrés en su forma ‘benigna’, digamos. El sufrimiento, en cambio, es el condimento, es pensar sobre el dolor, es esa espiral descendente que le agrega significación y que, si no para, te lleva al infierno, te hunde. 

Esta tan clara explicación preliminar, que nos brinda @Epsipsicoterapiaonline, nos sirve de disparador para enfocarnos en el stress laboral, ya que atravesamos un momento complicado, donde a las causas habituales de stress, se le suman todas las que provienen del contexto.     

La OIT define al estrés como la respuesta física y emocional a un daño causado por un desequilibrio entre las exigencias percibidas, y los recursos y capacidades percibidos de un individuo para hacer frente a esas exigencias. El estrés relacionado con el trabajo está determinado por la organización, el diseño, las relaciones laborales y tiene lugar cuando las exigencias del trabajo no se corresponden o exceden las capacidades, recursos o necesidades del trabajador o cuando el conocimiento y las habilidades de un trabajador o de un grupo para enfrentar dichas exigencias no coinciden con las expectativas de la cultura organizativa de una empresa.

Como individuos, todos tenemos realidades y percepciones distintas, pero en lo que hace al ámbito laboral, a lo que se debe apuntar para prevenir el estrés laboral, es al contexto y a la organización del trabajo. En otras palabras, el estrés laboral se puede prevenir.

Tal como explicaban anteriormente las licenciadas, hay que evitar que los síntomas del estrés se vuelvan crónicos ya que no solo repercutirá en el rendimiento laboral, sino que seguramente derivará en trastornos de la salud, más comúnmente en enfermedades del tipo cardiovasculares, digestivas, etc. 

En Argentina son las ART quienes están encargadas de controlar, capacitar y hacer cumplir las normas de seguridad e higiene, siendo la prevención la esencia misma de su existencia.

Vos, en tu trabajo, alguna vez, fuiste capacitado al respecto por tu ART?

Como trabajador tenés los siguientes derechos:


•             Trabajar en un ambiente sano y seguro.


•             Conocer los riesgos que puede tener su trabajo.


•             Recibir información y capacitación sobre cómo prevenir accidentes o


enfermedades profesionales.


•             Recibir los Elementos de Protección Personal (EPP) según su trabajo.


•             Suspender las tareas en caso de riesgo grave e inminente.


•             Estar cubierto por una ART a través de la afiliación de su empleador.


•             Conocer cuál es su ART.


•             Si su empleador no tiene ART, o no lo ha declarado como empleado ante la misma, tiene derecho a denunciarlo ante la SRT para intimarlo a que se afilie o lo declare.

Si atravesas una situación que te exponga a sufris estrés laboral, no dudes en denunciarlo ante tu ART, o ante la Superintendencia al 0800-666-6778 de lunes a viernes de 8 a 19 o por mail a denuncias@srt.gov.ar.

También podés consultar cuáles son las medidas preventivas que deben tomarse según tu actividad en https://www.argentina.gob.ar/srt/prevencion/medidas-preventivas

EPSI Psicoterapia Online
Estamos para Acompañarte.


Contactános Ahora!